Ahogarnos

Aletargado el porqué

junto a reseñas y vicios

explícitos

carentes de obscenidad.

Tienen la casa vacía

Se han rendido a la prosa

Y hacen islas de poesía

que se ven desde lejos

Hay náufragos holgazanes

que se refugian allí

y comen azúcar.

Otros

preferimos el vinagre en casa

agarrarnos al pulpo

o las medusas

y continuar en el agua

o ahogarnos,

si es preciso.

Gota

Fijas tu mirada

sobre mi garganta,

Y juzgas mi voz

y por cada juicio

cae una gota,

Cada mirada,

una gota,

parpadeas,

con la vista fija

otra gota

parpadeas

gota

parpadeas

gota

que cae

sobre mi garganta

una

otra

gota

sobre mi garganta

lentamente

se enternece la piel

se deprime

y me miras

fijamente

la garganta

gota

parpadeas

gota

las dejas caer

poco a poco

sin poder

yo moverme

sin poder

beber

el agua

que me perfora

gota a gota

la garganta

sin poder gritar

ahogada

la voz

y rota

la traquea

gota a gota

sin tensión

en las cuerdas

Y me juzgas

gota.

Y mi voz resiste,

gota

la erosión del hueso

gota

las vocal abierta

gota

y la piel rota

gota

Porque cuando

gota

tras el último juicio

gota

atravieses mi piel

gota

y quiebres mi voz

gota

mirarás sin verme

gota

a través de mí

gota

y no seré más

gota

que otra voz rota

gota

My body is…

My body is lying on the floor

Donde no pesan las palabras

I hate my lips

I hate my fingers

I hate the rubbish of my hair

travelling across the room, without

the closed blinds.

I hate the prisoner wind

unable to move my words,

más allá de mi boca.

I hate you smile,

I hate your arms,

holding me in my mind

only in my mind

only in the past

only in the dark, while,

we could be smoke, and,

rain,

for each other.

I’m impressed in salt,

waiting to the plaints grow up,

luchando con las olas,

nadando sola

floating in good desires

golpeándome en la piel

agarrándome a una roca

hurting me in the eyes.

Gritando tu nombre,

más allá de mi boca.

Con el andar pesado

Con el andar pesado,

como el que duda del final del camino,

y resuelve sin carisma

enigmas existenciales

Desde que el reflejo nace en los cristales

Y el olor de un lecho abriéndose

Y los puñales se esconden

Y es en esa hora

Cuando hay quien viste al sol con su disfraz

Y quién lo desviste

Sin alfombras en el suelo

Traje de noche para nadie

Y es en esas horas

Cuando escurren las palabras

quedan ciegas

por bocinas y moscas

Culmino en un zaguán

de terciopelo tardío

paro ante el espejo

y a través del cristal miro

Como sin teatro empieza la función,

dormida, como la brisa algunas noches de verano,

con el talento desproporcionado del negro en la actuación nocturna

cogiendo ya la calle y dejándosela al alba

Y el escenario rota alrededor de la plaza

Al ritmo del cansancio y el hastío

Queda en el asfalto

El eco de la última andadura.

Y la pedicura.

Y en 2ª fila

Burguesía y pitilleras de latón

sin penetración

Sin cafeína

Con la alevosía de un bufón

Y su fantasía

Alargando actos

de un guión especulado

sin compañía

Y es dentro de unas horas

Cuando el mediodía

Rompe sin despertador

El silencio bicolor

De un traje de lycra y mercromina.

Vara

La vara de la razón,

Me azota continuamente,

Consciente o no.

Y me obliga a andar recta, decente.

Ya no me duele.

Me escueza solo,

Cuando el atizador se detiene

Más tiempo del convenido,

entonces,

me doy cuenta de la llaga.